¿Qué es el amianto?

¿Qué es el amianto?

El amianto, también conocido como Asbestos, es el conjunto de 6 minerales metamórficos característicamente fibrosos.

Su procedencia metamórfica, le confiere unas magnífica resistencia térmica, siendo un excelente aislante térmico.

¿Por qué se usó el amianto en construcción?

 

El amianto y sus distintas variedades confieren unas excelentes propiedades físicas y químicas:

  • Resistencia mecánica
  • Incombustibilidad
  • No biodegradables
  • Baja Conductividad térmica
  • Resistencia al ataque químico

Gracias a todo ello, la industria de la construcción así como la química, lo han utilizado como materia prima para la fabricación de materiales y productos de lo más variado. Aislantes térmicos, placas para cubiertas, tuberías… 

¿qué es el amianto?

Placas de fibrocemento, popularmente uralita.

¿Es peligroso el amianto, y por defecto, la uralita?

 

La presencia de estos materiales en los locales o  lugares de trabajo no indica directamente una situación de riesgo.

El amianto no es gaseoso, ni una sustancia radiactiva y sus fibras no se desprenden de forma natural, sino que es necesario que se produzca una manipulación o alteración de dichos materiales para que tenga lugar la liberación y emisión de las fibras.

¿Qué es amianto friable y no friable?

 

Los MCA  (material con amianto) son los materiales que contiene amianto que ha sido añadido deliberadamente en su composición. 

La friabilidad es la característica de los MCA que tiene más interés desde la perspectiva de prevención de riesgos.

Se entiende por friabilidad la capacidad que tiene un material de liberar las fibras de amianto que contiene. En función de esta característica se establecen dos grupos:

Material friable, se denomina aquel que puede ser disgregado o reducido a polvo con la sola acción de la mano. (Calorifugados en calderas).

Material NO friable es el que necesita de herramientas mecánicas para ser desmoronado o reducido a polvo. (Fibrocemento, vulgarmente «uralita»).

Los materiales friables son susceptibles de liberar fibras como consecuencias de choques, vibraciones o movimiento de aire, mientras que los no friables no desprenden fibras a no ser que sea por la acción directa de máquinas o herramientas o por fractura.

La friabilidad depende en primer lugar del tipo de material y de su composición. Algunos componentes como el cemento, retienen fuertemente las fibras, mientras que otros, como el yeso, son de producción débil. La friabilidad de un material aumenta cuando envejece y se rompe o deteriora.

Los materiales friables son mucho más peligrosos que los no friables.

 

¿Quieres conocer más?  ¿buscas una empresa de desamiantados?

No lo dudes, ponte en contacto con nosotros, estamos a tú disposición.